Durante la realización de entrenamientos con repeticiones aparecen en algunas ocasiones temblores corporales, un indicador que nuestro cuerpo va más allá de lo que está acostumbrado. Pero, ¿debemos parar al sentirlos?

Tras la vuelta a la rutina muchos nos proponemos ponernos en forma o volver a los hábitos de entrenamiento para recuperar la forma física tras el parón veraniego. Al iniciar las sesiones en el gimnasio notamos que al realizar repeticiones nuestro cuerpo empieza a temblar y nos surge la siguiente duda: ¿debo parar? ¿Los temblores musculares son una mala señal?

Temblores corporales ¿buena o mala señal?

Cuando exponemos nuestro cuerpo a cargas físicas es muy probable que surjan momentos en los que el tejido vibre para enfrentarse al esfuerzo que le proponemos. En todo proceso de cambio hay elementos que requieren irse modulando y en el campo del entrenamiento personal también. Así, los temblores son la expresión de nuestro cerebro tratando de ajustar los parámetros fisiológicos a disponer para sujetar el estrés que está recibiendo el cuerpo con la intención de controlar nuestros huesos o palancas óseas. Por lo tanto, si al estar en medio de una serie, notas que tu cuerpo vibra o tiembla, tómalo como una buena señal; estás llevando tu cuerpo más allá de lo que está acostumbrado y ¡te estás superando!

El cerebro también se entrena

Mi tarea como entrenador personal es la de acompañar y hacer comprender a las personas, que con ilusión inician por primera vez o retoman su entrenamiento, que junto a su cuerpo el cerebro también se ejercita. Cuando aparecen los temblores muchos paran, sienten que algo no va bien, pero es justo todo lo contrario. ¡No cedas en tu esfuerzo! Tu cerebro se está adaptando, recalculando las variables, sincronizando y guiando a tu cuerpo hacia una nueva meta.

El acompañamiento durante las sesiones de entrenamiento por profesionales de la preparación física ayuda a canalizar de un modo adecuado la intensidad inicial para que aquellos que han decidido empezar a cuidarse no se les apague la ilusión a medio camino por desconocimiento de su propio cuerpo, así como para mejorar el rendimiento de quienes que deciden sacar el máximo partido de sus sesiones en el gimnasio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.