Andar y hacer ejercicio suave es la mejor manera de poner en marcha un cuerpo aletargado, pero ¿qué pasa si después de hacerlo pasas varios días con dolor? ¿Debes parar? ¿Es una buena o mala señal?

“El médico me ha prescrito andar y ejercicio suave, y lo hago, pero luego paso varios días con dolores fuertes”. Con esta frase se presentan muchas personas en mi centro. Si estás en esta situación es que te encuentras en la fase 2 de tu tratamiento: tu médico ha optado por la vía natural y no medicamentosa para la curación de los síntomas que pueden estarte aquejando. ¡Enhorabuena! Estás en buenas manos.

Poner en marcha un cuerpo que da señales de letargia y cansancio a través de molestias, dolores o fatiga general (no crónica) es todo un reto, y como tal no debe tomarse a la ligera.

Si sientes dolores fuertes después de haber realizado tus ejercicios diarios, quiero tranquilizarte. Aunque no te gusten ni sean agradables, son la señal que estás en el buen camino y te animo a que no abandones. En diez días, si sigues con regularidad la pauta, los dolores van a ir bajando y, poco a poco, desaparecerán.

La siguiente pregunta que me hacen es “ok Daniel, pero… ¿tienes alguna pauta de ejercicios que ofrecer? Me siento un poco perdido y no sé cuáles puedo hacer.” En OptiMMus hemos preparado una serie de ejercicios suaves para que puedas ir progresando en tu tratamiento y asentando mejores sensaciones.

Ejercicio suave para recuperar tu cuerpo del letargo

Realizar estos ejercicios en casa en el orden propuesto durante 15-20’:

  1. Tumbado boca arriba, 20 abdominales muy lentas.
  2. Tumbado boca abajo, 20 flexiones de brazos muy lentamente.
  3. Tumbado boca abajo, 20 movimientos del tronco hacia el techo muy lentamente, notando como se tensan los músculos de la espalda.
  4. Tumbado boca abajo, con la rodilla doblada 90º subir el muslo hacia el techo muy lentamente, 10 veces con cada pierna.
  5. Tumbado boca arriba y con las piernas apoyadas en la pared o en una silla, estirar la rodilla completamente y tensar los músculos de la parte de delante del muslo como si quisiéramos llevar la pierna hacia el techo. Hacerlo 10 veces con cada pierna

Si a pesar de todos tus esfuerzos ves que no estás teniendo los resultados deseados y que tus dolores siguen ahí pasados unos días, no dudes en contactar con nosotros. En OptiMMus ponemos a tu disposición una hora de consultoría gratuita donde nos conoceremos personalmente, analizaremos tu caso con calma y valoraremos opciones de trabajo para apoyar los cambios que estás buscando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.