¿Es posible sentir dolor corporal sin que haya sufrido alguna lesión? La respuesta es sí. El dolor es una construcción cerebral que tiene como objetivo proteger los tejidos corporales que considera amenazados, pero no necesariamente indica que existe una lesión.
La neurociencia ha evidenciado que es posible tener sensación de dolor físico sin que exista lesión alguna. Esta explicación nos permite afirmar que el dolor no indica, en todas las ocasiones, daño estructural.
Como todas las sensaciones, el dolor es una construcción cerebral que te avisa cuando percibe algún peligro físico, pero no siempre este peligro es real. Veamos un ejemplo: cuando te has lesionado una rodilla y esta ya está sanada, puede que los días de lluvia o en situaciones de estrés muscular sientas dolor aun no habiendo lesión. Esto se debe a que el cerebro guarda la información de que esta zona está dañada sin actualizarla una vez la lesión se supera y, sigue enviado señales de dolor.

Entrenar mente y cuerpo para eliminar el dolor

En OptiMMus trabajamos para encontrar las causas de la sensación de dolor y eliminarlas o modularlas. La interacción positiva entre el plano físico, mental y emocional es la clave de nuestro entrenamiento. Estimular las tres esferas, generando retroalimentación entre ellas, apoya los procesos de cambio necesarios para la desaparición del dolor y una vida mucho más plena:

  1. Desde el punto de vista físico, el entrenamiento personal nos permite diagnosticar las zonas del cuerpo donde hay menos control motor y restablecerlo a través de un trabajo sistémico y sostenido en el tiempo. También permite diseñar un plan de ejercicios para mejorar la fuerza y superar los límites que nos marcaba el dolor.
  2. Desde la esfera mental, debemos hacer conscientes los procesos subconscientes: el entrenamiento con consciencia plena mejora la conexión cuerpo-cerebro.
  3. Y desde el plano emocional, desgranar el sistema de creencias de la persona nos permitirá en el entrenamiento personal descubrir hasta qué punto un lastre interno limita las tareas del día a día y permite enfrentarse a nuevos retos de forma sana. Asentar estos tres pilares es igual de importante que reconocer nuestros miedos en la vida; son procesos abiertos en los que debemos estar atentos.

OptiMMus, expertos en reconstruir esquemas corporales

Después de 20 años de experiencia en el campo físico en OptiMMus podemos asegurar que reconstruyendo el esquema corporal a través del reconocimiento de debilidades y mejorando la autopercepción y relación con el entorno podemos realizar cambios sólidos en el resto de planos de nuestra vida.

Nuestro cuerpo es una herramienta que debemos aprender a optimizarla para sacarle el máximo partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.