En enero, cuando iniciamos año nuevo y nuevos propósitos, cuando arranca con fuerza la temporada de esquí y los deportes de nieve, quiero compartir contigo la importancia de la columna vertebral como parte esencial del control y el movimiento corporal.

¿Por qué es tan importante la columna vertebral en tu movilidad y control corporal?

Múltiples articulaciones
Así como la rodilla o la cadera son cada una de ellas una articulación, cuando hablamos de la columna nos referimos, como mínimo, a 14 articulaciones intervertebrales desde el sacro hasta la cabeza.

Gran movilidad
Cada articulación de la columna por sí misma no tiene una gran movilidad, pero si unimos el movimiento de todas ellas podemos llegar a grandes arcos. Tener una columna sana y una musculatura fuerte nos permite controlar mejor nuestros movimientos.

Puerta de salida de los estímulos nerviosos
Los estímulos nerviosos que recibe y envía el cerebro a los músculos para controlar y mover nuestro esqueleto salen por las raíces nerviosas que emanan de la médula espinal y que van al cuerpo desde diferentes niveles vertebrales. Si tenemos una columna descontrolada o bloqueada, nuestro sistema nervioso no trabajará con efectividad.

Control muscular de pies a cabeza
Su musculatura, con longitudes máximas de cabeza a sacro, es considerablemente larga y controla todos los niveles vertebrales en todos sus planos y ejes.

La columna vertebral de Cristina: dolor de espalda y hernia discal

Me gustaría que conocieras el caso de Cristina Enjuto, una de mis pacientes con dolor de espalda y hernia discal. “Cuando contacté con Daniel me habían diagnosticado dos hernias discales y tenía muchos dolores de espalda. Me gustaba hacer deporte y sentarme a meditar pero tuve que dejar las dos cosas. Hice reposo y varias sesiones de fisioterapia pero solo lograba aliviar las molestias, no librarme del dolor”, cuenta Cristina en su testimonio en la web y añade que se sentía muy desanimada, no solo porque no podía hacer su vida normal sino porque ni ella ni los médicos sabían darle más soluciones, aparte de las más agresivas como la cirugía.

En las sesiones trabajamos paso a paso, mejorando poco a poco y entendiendo mejor el cuerpo y su funcionamiento. Durante este mes de enero compartiré contigo algunos de los ejercicios que realicé con ella, que ejercicios fáciles que te permitirán conectar con tu columna y trabajar, tanto si sientes dolor en la zona como si no, la conexión con tu cuerpo para ser dueño de tus movimientos.

“Finalmente el dolor se fue y pude volver a hacer las cosas que me gustan” asegura Cristina, pero lo mejor de todo es que con el programa OptiMMus que seguimos no solo mejoró la espalda, sino que “recuperé la confianza en mi cuerpo y logré volver a sentirme fuerte” comenta ella misma. Además, ahora sabe lo que tiene que hacer en caso de que alguna molestia vuelva; qué ejercicios seguir y cómo cuidarse. “Estoy muy agradecida a Daniel y al trabajo que hicimos porque realmente pensaba que no había solución a mi problema y la encontré”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.