Cerca del 10% de la población mundial padece dolor de espalda según la Organización Mundial de la Salud, es decir, una de cada 10 personas se siente incapacitada por culpa de dolor en la zona lumbar o dorsal.

El dolor de espalda puede hacer que no nos movamos bien, no tengamos problemas para caminar o alzar en brazos a nuestros hijos, nos cueste levantarnos de la silla, dormir… lo que impacta directamente en nuestra calidad de vida. Las estadísticas mundiales son espantosas y las españolas peor: no sólo dicen que 8 de cada 10 españoles han sufrido o sufrirán dolor de espalda, sino que va a más. El 80% de la población padecerá lumbalgias en alguna etapa de su vida más activa (entre los 30 y 55 años de edad).

En OptiMMus llegan muchas personas con molestias en la espalda, sensación de espalda bloqueada, limitación de la movilidad, desequilibrio, debilidad muscular o hasta paralización por causa de un dolor agudo. Una de las causas principales de las enfermedades musculoesqueléticas enfocadas en la columna es la tensión muscular generada por el estrés y las malas posturas.

Por esta razón, en OptiMMus dedicaremos el mes de enero a este mal tan común del siglo XXI. Conoceremos testimonios de hombres y mujeres que vinieron a nuestro centro con dolor en la zona lumbar o dorsal y, sesión a sesión, fue desvaneciéndose. Descubrieron que su salud, bienestar y estabilidad corporal son una herramienta viva que debemos trabajar a diario.

“Cuando conocí a Daniel estaba pasando por una temporada en la que las molestias en la zona lumbar estaban afectando en mi rutina del día a día, y no podía practicar deporte de forma habitual sin resentirme”, comenta María Mariño, paciente de OptiMMus que padecía dolor lumbar. Es una mujer activa a la que le gusta practicar deporte de forma habitual para mantenerse en forma, pero el dolor apareció y limitó su vida. Decidimos empezar a trabajar paso a paso, con sesiones en las que incorporábamos tanto ejercicios de activación muscular como trabajo de conocimiento corporal, para que María conociera mejor su cuerpo y entendiera que es la única y mejor herramienta de trabajo para conseguir su curación.

“Durante las sesiones he aprendido a conocer mi cuerpo, a saber qué ejercicios me hacen sentir mejor y si tengo molestias qué puedo hacer. Ahora también soy más consciente de cómo el estado de ánimo influye en la salud y cómo una dolencia en una zona del cuerpo puede descompensar a otra parte del cuerpo”, asegura María y añade “desde que me puse en manos de Daniel y OptiMMus he mejorado mucho y he podido comprobar como a lo largo de las sesiones el dolor lumbar ha ido desapareciendo, pudiendo recuperar mi rutina deportiva y mejorando mi calidad de vida”.

Como María por nuestro estudio han pasado muchas personas con dolor de espalda. Somos especialistas en reducir las molestias causadas por dolencias como la hernia de hiato, la ciática, la hernia discal, la escoliosis, la lumbalgia, la dorsalgia y la hipercifosis. Tu cuerpo no debe ser una limitación.

Descubre cómo podemos hacerte olvidar el dolor de espalda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.